FUORI DELLA COPPA?


Tuve la suerte de poder estar muchos días en Italia, país de mis ancestros por parte de mamá. Es maravilloso por donde se lo mire porque tiene todo: paisajes (ahhh los paisajes piú bellos!!), cultura, historia, arquitectura, moda, gastronomía, tanos... una sola cosita me desilusionó un poco y es justo la que nos compete aquí: sus vinos. Pero antes de gritarme que no entiendo nada déjenme contarles por qué pienso así.

Elegí pasar 10 días en la Toscana (que bajo el sol y bajo la luna es un lugar de película), con el fin de conocer algunos de los vinos más famosos y tradicionales del mundo: los Chianti, los Brunello Di Montalcino y los nobile de Montepulciano. Y bueno, los conocí a todos pero pese a que los que saben me quieren convencer, no me gustaron demasiado. Me resultaron muy ligeros y sin gran personalidad. A cada lugar que iba, sea bodega, restó, vinoteca o feria, les pedía el más “forte e corposo” que tuvieran dentro de un rango X de euros (que cada día se estiraba un poco más porque no daba con lo que estaba buscando), pero siempre me devolvían vinos iguales, cortos y sencillos de aroma y sabor. Lo que yo acá llamaría “un vino fino de mesa” que no puede costar más de $60. Claro que muchos después saltaron a decirme “ahhhh pero vos porque no probaste los Supertoscaaaaaaaaanoossss!!!” Bueno bueno calma ragazzi, yo estoy hablando de precios del mismo rango de los que tomo acá, que no puedo gastarme lo que no tengo, allora! Los supertoscanos que me ofrecieron arrancaban en 120 euros (2.000 pesitos) y yo me manejaba en el rango de 9-20 (160-350 AR$) llegando hasta uno de E33 (AR$580) porque me encajeté que quería probar al menos un vino de la Toscana que me gustara. Y sí, ese me gustó más que los otros pero oh casualidad la composición de ese Bolgheri era Cabernet Sauvignon, Merlot y Petit Verdot, a diferencia que los anteriores DOC que llevan todos alguna variedad de la uva Sangiovese. Igual les digo acá entre nos que el Bolgheri ese de Barone Ricasoli me gustó sí, y no quedo ni una gota en la botella, pero me pareció caro para lo que era porque chicas, acá por esa plata nos tomamos unos vinos que nos explotan de amor.

Como todo en la vida esto también es subjetivo y depende del gusto personal. Ustedes saben que esta es mi opinión y nada más que mi opinión, después que cada cual atienda su juego.

Y así como digo una cosa digo la otra; un par de veces durante el viaje me topé con vinos que me sacaron un brindis emocionado pero el tema era que siempre estaban fuera de esas DOC tan reconocidas. Varios de ellos orgánicos de bodegueros privados que juegan con cositas más power, y varios de otras de zonas no toscanas.

PERLA TOTAL

Por ejemplo este de la foto que me costó 5 euros nomás en una feria de Lazisa, en el Lago Di Garda (que ahora veo que lo saqué en promo o era robado porque en su web cuesta justo el doble - http://www.borgolacacciashop.com/) es del Véneto, donde parece que le ponen más cuerpo al asunto. Es un Cabernet Sauvignon del 2004. Increíble que pueda costar esto y que se mantenga así de bien, en eso me saco el sombrero ante los tanos (y demás europeos) porque te tiran un vino de 12 años como si nada. Acá uno así de veterano que se mantenga gustoso y vital te cuesta unos buenos billetes. También me gustó aquel Ripasso de Valpolicella, también del Véneto casualmente, que publiqué en un post donde expliqué esa técnica novedosa (para mí claro, ellos la vienen usando hace añares) en la que “repasan” el vino en una segunda fermentación con el hollejo sobrante del Amarone, otro vino mucho más caro que elaboran en la misma región. Me gustó el concepto de usar los desechos de un vino premium para ponerle más onda a otro vino menor, como en una suerte de caridad en donde lo que el más top ya no usa se lo regala a otro que lo necesita, y todos contentos.

También por copa probé un par de vinos de Sicilia que me resultaron más musculosos y picantes, como los tanos del sur :). Pero con la expectativa que tenía a la ida, pensando cómo iba a hacer para traerme cien botellas en la valija, a mi regreso apenas cargaba 3 (y una de ellas de un vino francés que me regalaron).

Entonces para ir cerrando, no es que doy de baja for ever los vinos italianos y digo que no hay que tomarlos (no se dice eso de ningún vino), pero sostengo que en los niveles de precio manejables por gente como una, Italia no es la mejor opción. En España sin ir más lejos, por un número accesible conseguís unos Rioja o unos Ribera del Duero super copados, y buah, ni hablar acá. Realmente tenemos VI NA ZOS chicas que en precio-calidad dejan a los italianos fuera del campeonato en la primera ronda. Porque ok, no seremos (aún) los mejores del mundo pero yo me re pongo la camiseta porque nuestro vino es sin duda alguna, un verdadero campeón.

Chin chin por i vini argentini!

  DESTACADAS
    RECIENTES
      ARCHIVO
         TAGS

© 2019 powered by Enológicas    /   info@enologicas.com 

los mejores vinos