NACE UNA ESTRELLA

July 2, 2017

          Ph YO, sentada a la izquierda de Checa, la reina del vino, escuchando a Vicky Pons 

 

Tuve la suerte de ser una de las pocas invitadas al pre-lanzamiento de un nuevo vino de la bodega MELIPAL (que el resto de los mortales va a poder estar comprando en un par de semanitas): el SUPERNOVA. Un nombre perfecto para el origen de una línea de co-fermentados que nació de la explosión de unir en un mismo barril Malbec y Cabernet Franc para que se hagan vino al mismo tiempo. Una línea conceptual que tendrá las co-fermentaciones que logren ganarse su estrella y que por ahora cuenta con esta maravilla, el Supernova I, un nuevo MUST. Esperamos que en las próximas cosechas exploten el II, III, IV y así hasta formar una gran galaxia. 

 

Probamos 4 vinazos de la bodega con un maridaje que puedo describir en una sola palabra: PERFECTION. Lo que armó Pol Lykan, star chef de Freud & Fahler que además de elaborar delicias decora la carta del restó con sus propios dibujitos, completó lo que sin dudas debería figurar en el diccionario bajo el título "experiencia gastronómica ideal". Arrancamos con un espumoso de chardonnay y pinot noir, super fresco pero con volumen, y en seguida llegó el protagonista del evento, Supernova I Limited Edition que más abajo voy a explicarles bien. Seguimos con el ya amigo del alma blend de Malbec, Petit Verdot y Cab Franc (acaso se les ocurre mejor combinación?) y cerramos con la joya de la casa, el 100%  Malbec de Las Nazarenas, que no debería faltar en ninguna cava de quien dice que sabe beber.

Nos contaba Vicky, la enóloga de la cual voy a hablar en un ratito porque se merece un párrafo especial, que en 2015 la Malbec y la Franc de la finca Melipal estaban increíbles, y entonces pensó en experimentar con una partecita de la cosecha una co-fermentación para ver si nacían bien uniéndolas desde el origen, pero no lo comentó demasiado ya que como bien nos decía Tusam, podía fallar. Los fermentó juntos y los dejó un añito para que se formaran bien, de ahí los pasó a botella en donde los dejó acomodarse otro año más, y voilá, el resultado es esta belleza; un vino estructurado pero fácil de tomar, con fruta y especias, bien bien redondo y aterciopelado, en donde se siente lo mejor de cada cepa pero como si fuera un solo varietal (un Franbec?) porque se nota diferente a los assemblage de este dúo (que by the way hacen una pareja hermosa cuando se juntan en un corte después de haber nacidos separados), pero este vino los muestra distintos, porque no son dos almas gemelas sino una sola con la fuerza de dos. 

 

Y bueno, qué otra cosa podíamos esperar de la enóloga que hace estas tremendas bellezas de Melipal? Sí, Victoria Pons es de esas personas increíbles que parecen no darse cuenta de lo increíbles que son. Doblemente increíble. Se vino de Mendoza con su avanzado embarazo a cuestas para contarnos de esta novedad y responder las mil preguntas que teníamos sobre los vinos y sobre su vida profesional, porque es un re ejemplo chicas, junta una enorme historia enológica en apenas 28 añitos de edad. Al recibirse de esta carrera dificilísima, a los 23 lo único que quería era viajar a Napa Valley para aprender más, y por supuesto lo logró; se fue a hacer una cosecha con nada más y nada menos que Paul Hobbs (King of wine del nuevo mundo), y a su regreso ya la estaban esperando en Melipal con el puesto de Enóloga principal, un desafío tremendo para una mujer bonita y de esa edad en un ambiente cargado de hombres más grandes. Pero se impuso de manera firme y con total seguridad, ella sabía bien lo que quería (yo a los 23 apenas si sabía qué ponerme para ir a bailar. #Admiración). Nos contó también que no hace mucho fue a hacer una especie de pasantía a una bodega familiar de Eslovenia (ES LO VE NIA) en donde conoció cosas bien distintas, aprendió un montón y lloró junto a la familia eslovaca que ya casi la había adoptado, cuando se tuvo que volver.

 

Así ella, y así MELIPAL que es una bodega en donde las mujeres tienen un lugar destacado. La Ingeniera Agrónoma es Andrea Marchiori (por todo lo que me cuentan es otro gran ejemplo que espero algún día toparme y poder charlar) y la que llevaba acá la cosa y nos contaba historias copadas, planes y proyectos de la bodega es Clarisa, una integrante de la familia Aristi que es dueña de Melipal. Mujeres maravilla que forman un trío poderoso con resultados que hablan por sí solos: un vino mejor que el otro y una bodega DIVAIN. 

 

                                                          Clarisa y Vicky. Ph Instagram @bodegamelipal 

 

A la bodega no he ido, todavía (la tengo primera en la wish list para visitar en mi next trip) pero por las fotos y todo lo que me cuentan es un flash total. Asentada en Agrelo, Luján de Cuyo, en medio de viñedos propios (finca Las Nazarenas del año 1923, y finca Melipal), con la cordillera de fondo y un restó al mando de Lucas Bustos, de los mejores chef de la comarca, que elabora sus platos usando cultivos propios que tiene también la bodega allí. Ya algún día opinaré ao vivo sobre esa experiencia Melipal con el conocimiento empírico que me merezco. 

 

Y para ir cerrando, todo lo que conozco de Melipal me encanta y hasta ahora mis preferidos eran el Blend y el adorado Nazarenas Vineyard. Y digo hasta ahora porque obviamente sumo el Supernova I a este listado a partir de YA. Ustedes si lo ven en su vinoteca amiga no duden ni un segundo en llevarlo y después me cuentan (bah, me dan la razón). 

 

Chin chin por Melipal que hace cosas tan buenas y chin chin también por Coyanco, que los distribuye en BA para que los podamos disfrutar! 

 

www.bodegamelipal.com 

www.coyanco.com.ar